img78/2671/greatfirelondonfc9.jpg

 

 

El Desastre que Transformó Londres
        2 de Septiembre de 1666

LONDRES.- El Gran Incendio de Londres de 1666, que destruyó y transformó la ciudad, es centro de una exposición del museo de esta capital, que relata las tensiones religiosas, las profecías y las condiciones de vida de entonces.

El Museo de Londres inaugura mañana ‘Londres Ardiendo’, una muestra que permite conocer todos los pormenores de este desastre, desde el lugar dónde empezó hasta la reconstrucción de la ciudad.

En la madrugada del 2 de septiembre de 1666 empezó una de las mayores calamidades de la historia de Londres, cuando un pequeño incendio declarado en una panadería de Pudding Lane terminó por destruir 13.200 casas y 1,8 kilómetros cuadrados de territorio.

La exhibición, abierta hasta finales de 2009, está dividida en tres secciones, en las que se puede conocer cómo vivía la gente, cómo se combatieron las llamas y cómo se reconstruyó la ciudad, que por entonces tenía unos 300.000 habitantes.

‘La exposición destaca las tragedias personales durante el desastre, que afectó a todo el país, no sólo a Londres’, dijo hoy la comisaria, Meriel Jeater, en el pase previo de prensa.

En 1666, la gente vivía en precarias condiciones, en casas de madera, sin separación entre ellas, mientras que las malas lenguas presagiaban un incendio con devastadoras consecuencias.

Todo el mundo ayudó a apagar el incendio, hasta el rey Carlos II (1630-1685), que salió a las calles para arrojar cubos de agua y entregar dinero a la gente que se quedaba para combatir las llamas.

El Museo de Londres muestra lo poco que se ha encontrado de aquélla época, como ladrillos, restos de jarrones y cristales prácticamente calcinados, resultado de una temperatura de 1.700 grados centígrados que alcanzó el incendio.

También hay un tanque de agua, utilizado por la gente para combatir las llamas, y un casco para protegerse de la temperatura.

Información completa en:

 
 
 
 
 
Anuncios