1490713413_146339_1490713565_noticia_normal.jpg

A Sevilla por Córdoba cruzando frontera,

de Portugal por Huelva.

El traidor no muestra su cara y preso quedas.

Sabías que no tenías, sabías que no debías.

Gracias a tú amigo Pablo Neruda

al final libre quedas.

Emprendes un viaje que no debes

un viaje cauteloso, calando el miedo

hasta el tuétano de tus huesos.

Todos observan escondidos

detrás de las puertas.

Todos desean que no vuelvas

pero no puedes vivir sin tú gente,

sin tu pueblo. Orihuela.

Alguien te envidia, alguien no te respeta,

por se poeta de verdades y libertades,

ideología o creencias.

Te observan escondidos detrás de las puertas,

pero solo uno te odia, solo uno te traiciona.

Aun sabiendo que vas a penar tú condena

no te importa, qué más da, si te sientes muerto en vida

sin tú familia de Orihuela.

Un 28 de marzo a las 5 y 32 de la madrugada

en una fría y solitaria enfermería, tú corazón dejó de latir,

por mucho que lo intentaron no consiguieron cerrar tus parpados

penetrándonos con la profundidad de tus ojos negros.

Los que entendemos y comprendemos,

te lloramos, lamentamos, te recordamos,

te queremos.

Alguien purgará por los restos, revolviéndose

en su tierra infértil de ideas y libertades,

que un día delató y traicionó al mejor poeta de Orihuela.

Miguel Hernández

Ana Giner Clemente Poeta-Escritora

Anuncios