Me ofreciste un lugar en tu vida,

y renuncié por estar comprometida.

 Tal vez me arrepienta,

algún día.

 Aunque si me detengo

y valoro.

 A él le sigo amando

a pesar de las penurias

de la vida.

 Y a ti, perdóname

que te lo diga.

 Sólo fuiste una más

de mis lujurias de un noche

cualquiera.

                                       Ana Giner