Es tiempo de disfrutar de un relax bien merecido. Así que, a partir de hoy me ausento por vacaciones. Pasarlo bien, tanto si es en la playa como en la montaña, aunque os confieso que la mar cura muchas enfermedades del Alma. La cuestión es vivir feliz y saborear cada día que pasa con la felicidad acuestas y la sonrisa en los labios. Os quiero.

Nos vemos en Septiembre.