Caminaré sin tregua

ni descanso aunque me

quede sin aliento

si con ello encontráis

refugio entre mis brazos.

 

Derribaré todas las

adversidades y no me

rendiré aunque mis pies

por el arduo camino sangren.

 

Rota la niñez y

tratados miserablemente

en misiones y guerras que

no os atañen.

 

Lamentablemente con

esa ideología os vais

haciendo mayores.

 

No conocéis una pelota,

ni tampoco el juego de la oca,

país que os ha tocado vivir

inhumano e insensible.

 

¿No comprenden que la niñez

es sagrada y que cuando se va

jamás vuelve?

Se me encoge el corazón

escuchar en las

noticias de las nueve,

cada día más niños

mueren por los errores

de sus mayores.

 

Y lucho

conmigo misma,

por no poder

protegerles.

  

Y me rompo la cabeza

tratando de entender,

como es posible que la

infancia de los niños,

parece a nadie importarle.

 

De mí libro "Mirada de Mujer"