Cuanta belleza depreden tus palabras,

cuanto sentimiento pones en tus manos,

cuanta ternura hay en tu mirada.

 

Cuanto empeño por una caricia,

cuanta lujuria y desenfreno,

cuanta sed de mi cuerpo,

sé que morirías por poseerlo.

 

A.G.