A ti mujer, que das sin esperar

nada a cambio dejando de lado

tú hermosa figura olvidando las

cicatrices que te producen para ofrecer

con ilusión tú vientre a la vida.

 

A ti mujer, que amamantas

de tus pechos alimento y

entregas miles de caricias sin

esperar nada a cambio.

 

Sí. A ti mujer, que proteges a tus retoños

con uñas y dientes si están en peligro y

fuera necesario.

 

A ti mujer, que te das a los tuyos

en cuerpo y alma aun sabiendo

que no existe gratitud humana

por parte del Mundo.

 

A ti mujer, que te levantas sonriente y feliz

cada día, luchando ante toda adversidad,

trabajando de sol a sol para que a tú familia

nada le falte.

 

Si. Sí. A ti mujer, que con un beso de tú esposo,

y un mami te quiero, te sientes la mujer

más dichosa dando por recompensados

tantos sacrificios y esfuerzos.

 

Ana Giner.