Capitulo 4

 

Se estremeció cuando oyó poner las llaves en la cerradura de la

puerta. Sentada en el sofá miró con cariño a su amiga y le dijo que

por favor la dejara sola para poder hablar con su marido, era

necesario que lo supiera, iba a contarle toda la verdad.

Su marido se asustó cuando la miró.

– ¿Que pasa cariño? ¿No te encuentras bien? ¿Que te ha ocurrido?

Le pregunto.

Ella sin omitir palabra le contó la verdad de lo que había pasado y

que todo había terminado porque ahora había muerto. Hubo un

silencio que se hizo eterno. La miro con mucha ternura, se acercó

a ella y la abrazó con tanto cariño que ella se derrumbó. Allí

permanecieron los dos abrazados sin darse cuenta que habían

perdido la noción del tiempo.

Su marido le secó las lágrimas y mirándole a los ojos le dijo que él

solo quería su felicidad. Se abrazaron. Él le dijo que tomara la

decisión que tomara, siempre estaría esperándola en casa cuando

regresara.

 

Fin