Ellos

6 comentarios

Capitulo 4

 

Se estremeció cuando oyó poner las llaves en la cerradura de la

puerta. Sentada en el sofá miró con cariño a su amiga y le dijo que

por favor la dejara sola para poder hablar con su marido, era

necesario que lo supiera, iba a contarle toda la verdad.

Su marido se asustó cuando la miró.

– ¿Que pasa cariño? ¿No te encuentras bien? ¿Que te ha ocurrido?

Le pregunto.

Ella sin omitir palabra le contó la verdad de lo que había pasado y

que todo había terminado porque ahora había muerto. Hubo un

silencio que se hizo eterno. La miro con mucha ternura, se acercó

a ella y la abrazó con tanto cariño que ella se derrumbó. Allí

permanecieron los dos abrazados sin darse cuenta que habían

perdido la noción del tiempo.

Su marido le secó las lágrimas y mirándole a los ojos le dijo que él

solo quería su felicidad. Se abrazaron. Él le dijo que tomara la

decisión que tomara, siempre estaría esperándola en casa cuando

regresara.

 

Fin

Anuncios

Ellos

9 comentarios

 
 

Capítulo 3

 

Había un accidente con múltiples vehículos implicados en la carretera destino Alicante Murcia. Ambulancias, atestados, policía. Ella iba palideciendo por momentos. Él se había ido a ver unas tierras para ponerlas a la venta y regresar a su lado lo antes posible.

-¿Señora está usted ahí?

Pregunto la voz al otro lado del teléfono.

Sí, sí, estoy aquí. Por favor, ¿me puede decir que ha pasado?

Bueno hay heridos de consideración y hay un hombre que nos ha dicho que por favor la llamásemos para que no estuviera preocupada.

-Perdone. ¿Pero él esta bien?

-Un momento por favor llaman a la puerta. Espere un segundo.

-Sí, si vaya no se preocupe espero.

Fue corriendo abrir la puerta, era su amiga, por la cara que le vio se asusto. ¿Qué té pasa?

Le pregunto.

Ella le comentó y le dijo que se esperara un momento.

-Señor ya estoy aquí, ¿dígame por favor como está él?

-¿Está bien?

-No señora, no está bien.

Hubo un silencio que se tornó en escalofrió que le recorrió todo el cuerpo quedando completamente helada.

-No señora, lamentablemente ha fallecido.

-¿Cómo?

Hizo un gran esfuerzo por mantener la calma, pero se desvaneció sin poder remediarlo. Cuando volvió en sí vio a su amiga, no podía articular palabra. Era como si no fuera real lo que había sucedido. Las ideas le martilleaban la cabeza. ¿Cómo iba ella ahora a verle? No podía, estaba apunto de llegar su marido a casa. ¿Cómo le iba a decir que se iba a hacía Alicante ya que había ocurrido una desgracia y le había costado la vida a su gran amor? ¿Cómo le decía ella eso a su marido? Ella seguía queriendo a su marido, no quería hacerle daño. Su amiga intentó que hablara que gritara, pero ella estaba como loca intentando pensar como verle por última vez.

 

Continuará……..

 

Ellos

10 comentarios

 

 

 

 

Capítulo 2

 

Ella una mujer que aunque no era muy alta tenía virtudes y cualidades que saltaban a la vista, guapa por dentro y por fuera, morena de ojos verdes de espíritu libre, valiente, no había reto que no pudiera ver la parte buena y aprender de la experiencia. Por su manera de ser había sufrido demasiado para creer en el amor, era lista, inteligente y sabía que no había nada que no tuviera un principio y un fin con lo cual estaba escarmentada de tanta mentira por parte de algunos hombres. Jamás se hubiera imaginado que sentiría algo así en toda su vida. Ya que había sufrido tanto, tanto, se había cerrado al amor. Por su trabajo viajaba por el mundo sin compromiso alguno, conocía gente muy agradable, la hacían feliz en algunos momentos y aspectos de la vida y aunque despedía por cada poro de su piel sensibilidad, su corazón solo se lo había entregado a su marido a nadie más, había sido solo de su propiedad hasta ahora. Sí. Hasta ahora su marido era él único. No entendía porque de aquella sensación en su estomago que llegaba a cortarle la respiración. Era feliz, la felicidad se notaba el brillo de sus ojos. Y sin embargo estaba nerviosa, inquieta, como si algo fuera a pasar. Eran imaginaciones de ella por temor a sentirse tan feliz, se dijo. Un día en el mes de agosto, sonó el teléfono, nunca se hubiera imaginado la noticia tan terrible que le iban a dar.

 

Continuará

Ellos

8 comentarios

 

 

Foto de Videlia Gacia

 

Capítulo 1

 

Sintieron una atracción irresistible el uno hacia el otro desde el primer momento. Hicieron el amor una y otra vez hasta quedar exhaustos ¿Cómo iba ella a pensar que lo que estaba sintiendo le pudiera suceder? Necesitaba a toda costa estar con él y cada minuto le deseaba más. Nunca había sentido nada igual. Él desde el primer momento le dijo que la quería, aunque ella no se lo creyó del todo, tanta gente le había dicho lo mismo, que esta vez ¿por qué iba a ser diferente? Pero esta vez y probablemente solo por esta vez, ella se equivocaba.

Juntos no deseaban nada más, tenían todo lo que necesitaba el ser humano. Amor, amistad, cariño, sexo, comprensión, se deseaban mutuamente, como si con ello les fuera la vida. Se buscaban para poder vivir, estar separados, era como estar muerto en vida. Él le había dicho que la amaba como antes no había amado a ninguna mujer; ella aunque no era libre y sus sentimientos estaban compartidos, sentía que era el hombre que le daba vida. Su amor estaba por encima de cualquier adversidad aunque las circunstancias de la vida jugaran con ellos retándoles y poniéndoles a prueba su amor como ya habían comprobado, pues no les importaban ni los retos ni las pruebas, se amaban a rabiar ¿Cómo habían estado todo este tiempo sin conocerse? Eran el uno para el otro, era increíble. Él, un hombre escultural, cuerpo perfecto en todos los aspectos, alto, rubio, ojos azules, sensible, muy sensible. ¡Cómo no iba ella a enamorarse de él, era imposible! Aunque ella no quería que aquello pasara, pasó.

 

Continuará

Decisión

14 comentarios

 

Capítulo 3

Está bien –dijo él– disculpa. No tengo derecho a pedirte nada. Te amo tanto, tanto.

Elizabeth se levantó, le besó en la mejilla y con lágrimas en los ojos, tal como vino, se marchó. Él hizo un ademán de llamarla, pero se reprimió, se percató que también tenía los ojos llorosos, la quería tanto y tenía que dejarla ir ¿Por qué? ¿Por qué ella era así? Se preguntó. Anteponía su libertad a su amor, sabía que ella le amaba como a nadie pero era tan, tan independiente y testaruda, que no se atrevió a insistir.

Pensativa, Elizabeth anduvo por las calles de la ciudad sin saber adónde ir ni qué hacer. Tras mucho pensar, llorar y dar vueltas por la ciudad, encontró la respuesta, supo que la elección le cambiaría toda la vida pero contenta y feliz pensó en llevarla a cabo. Fue una de las decisiones más importantes que tuvo que tomar en toda su existencia. Absorta en sus recuerdos, mirando aquel baúl no cayó en la cuenta de que una voz la llamaba.

– ¡Mamá!

– ¡Mamá! –insistió la voz –.

Elizabeth guardó las fotografías y los recortes. Lo depositó todo en

una cajita dentro del baúl y cerró con llave. Aquello queda atrás. Su rostro se iluminó y sonrió cuando su hija por detrás le dio un beso.

–Mamá, estoy llamándote hace rato. La cena está servida.

Fin

 

Decisión

11 comentarios

 

 

Capítulo 2

No, dijo Elizabeth. No puedo ni quiero depender de ningún hombre, y mucho menos del vinculo tan importante y fuerte como la de tener un hijo en común.

Él la miró con cara de incrédulo pero no dijo nada. Sabía como pensaba ella, cuanto amaba su independencia y sabía perfectamente que él había significado mucho en la vida de ella. Aunque él estaba casado y tenía dos hijos, la amaba, quería irse a vivir con ella. Pero Elizabeth nunca le permitió que se separara de su esposa. Al principio él no entendía su deseo pero tal y como la iba conociendo se daba más cuenta de que ella pertenecía al mundo, no era mujer para un solo amor. Elizabeth era libre de espíritu y él la quería por encima de todas las cosas.  Respetó su decisión y continuó con su esposa. Siempre habían pactado desde el día en que se conocieron que no habría ataduras ni promesa ni situaciones que pudieran comprometer al otro. 

Sabía que aun en este preciso momento desistiría de su decisión. Era inútil insistir aun cuando fuera por el bebé que esperaba, pero así y todo lo hizo, insistió.

-Elizabeth. Perdóname que insista mi vida, pero quiero saber del bebé, quiero formar parte de su vida, de su educación de su mundo. Quiero que sepa que tiene un padre, quiero ser un padre para él o ella. Por favor, por favor, no seas así. Pero ella le miró con sus ojos interrogantes como recordándole el pacto que tenían los dos.

Continuará.

Decisión

3 comentarios

 
Capítulo 1
 
Elizabeth encontró un baúl en el desván, lo abrió y vio fotografías y un cuaderno donde escribía todo cuanto le venía a la mente, de eso ya hacia tantos años que había olvidado ese baúl. Observó la fotografía de él y le vino una sensación de tristeza que la hizo estremecer, emocionada recordó la última vez que se vieron…

 

Elizabeth le llamó por teléfono, quedaron a comer y se lo dijo sin más rodeos no había otra forma de decir lo que venia tiempo callando.

-Estoy embarazada.

Hubo un silencio y a él, se le dibujó una mirada de ilusión en su rostro. Ella no reía. Su rostro reflejaba mucha tristeza y le pregunto el porque de su alegría, puesto que él ya tenía hijos. La miró con ternura y le hizo saber que le gustaría tener un bebé con ella. Le volvió a recordar que la quería, que estaba  profundamente enamorado.
 
Continuará.
 

Older Entries

Para Mí

Terapia de Polaridad, Trabajo corporal, Alimentación, emociones, sensaciones y otros asuntos relacionados con las Mujeres y el Ser Humano

D LOBOS

Por decir algo. Pensamiento lunático. Textura poética.

Desde el corazón

Poeta, Escritora

Viajar por Transilvania

Los mejores sitios qué ver y visitar en Transilvania, el corazón de Rumanía.

Gato Dibujado

"El paraíso jamás será paraíso a no ser que mis gatos estén ahí esperándome." Epitafio en un cementerio de animales

Lizzzbell Peñcar

Sitio cultural, artístico y aventura

DON LOGOS

El que con Logos anda... a imaginar se enseña

YOLANDA

"Te abrazo como noche al silencio...."

MartuBlog

Política, cosas de Martu y hasta tontunas...

♣ єρσ¢ค ∂σяค∂ค ♣

Un paso hacia atrás en el tiempo.

Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Mitad mujer y mitad sueño

'Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote'

Lola y su Mundo

"Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina." Gilbert Keith Chesterton

Pipirigayo's Blog

Este blog se ha creado para los contenidos de arte de Antonio Martínez Hinojosa - Pipirigayo, en el se encuentran mis aportaciones y las de otros artistas colaboradores

Lyo´S NightMares Before...

Meri Farnell Portfolio