PRUEBA

 

Ay, canción de mí te burlas,

pues aunque fuera hacia arriba no me abriría como rosa.

Como rosa florece la rosa y nadie más. Lo sabes.

 

Intenté tener hojas. Quise poblarme de arbustos.

Conteniendo el aliento -para que fuera más rápido-

esperé el momento de convertirme en rosa.

 

Canción, tú que de mí no te apiadas:

tengo un cuerpo individual que en nada se transforma,

y soy desechable hasta la médula de los huesos.

 

Wislawa Szymborska

Anuncios