Estas fotos son un montaje, no son reales, pero podría serlo.

Cada día son más las mujeres que mueren a manos de sus parejas, exparejas
y  del machismo. La manera más directa que
tengo para ayudar es desde aquí, mí blog.
Quiero
hacer un llamamiento a todas las mujeres del Mundo, juntas podemos parar en la
medida que nos sea posible esta barbarie.
Juntas
podemos hacer que haya más vigilancia, más protección para la mujer, más
medidas de seguridad par que un maltratador no se pueda acercar a ella tan fácilmente.
Es una lucha constante que no hay que dejarla de lado.
No más miedo, no más lagrimas, no más angustias. Si hay que poner fin,
se pone, pero, que no sea con vuestro féretro por delante.

Como es de bien sabido no importa de Cultura o
Clase social tenga. Ricos, pobres, da igual
cualquier
mujer puede verse en estas circunstancias. Tú vida no vale nada a manos de un
maltratador.

Lucha por tú vida, es
tuya, no permitas que te la arrebaten.

A. G.

Gracias Daniel, por el montaje de las fotos y por tú poema.


Triste canción

 

Triste canción de amor oscuro,

moraduras, ojos hinchados y palizas.

Perdones sin perdonar,

lágrimas temidas y vida interrumpida.

Ella se lo busco, ella se lo merecía.

Cuando nos casamos… Amor.

Al nacer nuestro hijo… ternura.

Cuando todo cambio… miedo.

Al pegarle… remordimientos.

Si lloraba, me enfurecía.

Me miraba… me provocaba.

Yo sigo vivo, o quizás no,

ella no me quería, o tal vez si,

nunca lo sabré, termine con su vida.

Ella cambio, o fui yo?.

Yo la quería, o no?,

mis golpes no le dolían,

mis borracheras, no le afectaban,

todo fue por su culpa, creo que se lo
merecía.

Unos dicen que estoy loco,

otros que no tengo corazón,

la mayoría que me matarían.

Que si estoy enfermo, que me arrepienta,

de que? Si cualquiera lo haría.

O quizás no, y si ella me quería?,

quizás cuando me emborrachaba, me temía,

quizás cuando chillaba, se escondía,

quizás cuando la mate y yo le decía… te
quiero! Le mentía.

Triste canción de amor oscuro,

moraduras, ojos hinchados y palizas.

Perdones sin perdonar,

lágrimas temidas y vida interrumpida.

Ella se lo busco, ella se lo merecía.

Daniel.

Anuncios