img146/299/tiernoamanecerkq9.jpg

 

Ella

 

Ella despertó de madrugada, empapada de sudor

se encendió un cigarrillo, mientras contemplaba su cuerpo desnudo

se estremeció por querer que la poseyera para siempre,

el aroma del deseo estaba todavía impregnado en su piel.

Se sirvió una copa y se dispuso a escribirle.

En la nota decía;

“Si al abrir los ojos no me ves junto a ti,

no estés triste, no hay motivo,

no me voy sola, te llevo conmigo,

todo está ganado y no hay nada perdido,

si me necesitas dímelo no te avergüences,

no te sientas mal por lo que sientes,

Y no sufras mi vida.

Si los dos deseamos esta historia de amor

no hay ninguna razón para una fecha de caducidad.

Ella volvió a la cama se acercó a él

y se dispuso ha hacerle el amor

hasta el alba.

 

Ana Giner