img440/9436/dolortt9vo2.jpg

 

 

Yo tengo Fibromialgia y Fatiga Crónica y todo lo que comporta y deriva tener una enfermedad como esta. 

 

Mi desaliento con el programa Documentos TV de la 2 de TVE.

Solo vi. utopía y más desamparo para las afectadas de esta enfermedad llamada fibromialgia.

Dolor que causa no se sabe qué, pero dolor invalidarte y humillante.

Invalidarte porque no te deja hacer nada de esfuerzos, ni nada que conlleve a que te cause más dolor, humillante porque encima somos nosotros los que tenemos que dar explicaciones de porque tenemos esta enfermedad y demostrarla, día tras día ya que nadie se la cree.

Estamos como al principio, es decir no se ha adelantado nada de cuando yo iba de médico en médico y me hacían sentir un bicho raro porque no sabían que estaba yo contándoles. Solo uno, el Neurólogo fue el que me comentó que podía tener esta enfermedad, a partir de él un vía crucis de médicos sin respuestas, y yo muchas preguntas y deseando ponerme buena pronto.

¡Que ilusa e equivocada que estaba!

Es cierto que no hay un medidor para medir el dolor, es cierto que se tienen que fiar los médicos, cuando vamos a la consulta y le explicamos que nos duele todo el cuerpo y un cansancio que aparece después de tanto dolor no nos deja vivir, no hay forma humana que puede explicar con palabras, nos deja sin aliento el dolor y el cansancio, es como si nos absorbiera el alma. Pero también es cierto que mientras ellos dudan de nuestra enfermedad, nosotros, los afectados, vamos cada día que pasa sintiéndonos más avergonzados de tenerla. No sabemos ya que hacer ni decirles para que nos crean.

“La enfermedad de los vagos”. Eso sí que está bueno. (No voy a entrar en este tema por dignidad propia).

Mucho se hablo en el programa de los nuevos estudios, mucho se dijo del ADN, mucho se hablo de la incapacidad que conlleva tener fibromialgia, pero ¿hay alguien que haga algo al respecto?

Mientras los Científicos están estudiando nuestro ADN y nuestro Genoma, la Seguridad Social debería de hacerse cargo de nosotros con una incapacidad laboral ya que no podemos trabajar aun queriendo. ¿Como puede ser que en un país como España y en el siglo 21 nos dejen olvidados al desamparo? y de una vida digna.

Es muy duro reconocer que en tu propio País solo eres bueno cuando contribuyes al estado, cuando se es un enfermo las cosas cambian, somos como parásitos que el Gobierno quiere escondernos para ahorrarse una paga. Nuestra paga que por ley nos pertenece.

Yo he estado contribuyendo con mis años de trabajo, pagando mis impuestos como todos y ¿que me encuentro cuando ya no puedo hacerlo?

Que me apartan de la sociedad, negándome por derecho a una pensión digna para poder subsistir. No estamos pidiendo limosna, lo que exigimos es lo que ya hemos contribuido con nuestro trabajo, que para eso en su día cotizamos a la Seguridad Social con nuestro propio trabajo.

Alguien dijo en el programa que no entendía muy bien como los propios médicos aceptaban la enfermedad y cuando pasábamos por el Tribunal Médico, ellos mismos nos rechazaban.

Si es un poco chocante la contradicción. Alegando que no estamos enfermos para percibir una pensión. Indigno, ¿verdad?

Yo fui una de las personas que denunció a la Seguridad Social. Y gane el juicio.

Para mi sorpresa y seguro que para la de la Jueza que dictó sentencia también, pusieron un recurso (estaban en su derecho legal) y el Tribunal Superior de Justicia de Valencia lo aceptó a tramite.

¿Como y a quien se le explica la manera de proceder en términos legales, que a una señora le den una sentencia favorable y el TSJ la capte a trámite, no la rechace de entrada?  Es más no teniendo Forma ni aportando más pruebas la Seguridad Social.

Mi caso ahora en estos momentos se encuentra apilado en alguna mesa de alguna sala de alguien que ni me conoce del Supremo de Madrid. ¡Ojalá la persona que tenga que dictaminar una sentencia en firme, sea lo suficientemente persona para dignarse a leer mi sentencia ganada!

Mi caso estará ganado porque de hecho no debería de haber llegado ni al Supremo.

Cada vez estoy más convencida que somos un número de un expediente y que nadie lee nada. Es muy lamentable pero así es.