img303/6514/kissni1.jpg 

Esencia 

No quiero más alfileres en mi boca,

que cosan mis palabras

ni aun con hilo de oro.

Esperando pacientes que cicatricen

las heridas que hay abiertas. 

Dibujar tú rostro en mi mente,

besar tú boca en mis recuerdos,

cogerte la mano cuando tenga miedo,

abrazarme fuertemente a tu pecho,

más una fuerza me empuja a no callar

que te sigo queriendo.

Seguir buscando en mis noches

el manantial ardiente de tu fuego. 

Permíteme que escriba mis versos

en el volcán de tu cuerpo

que impaciente espera de mí regreso. 

Palabras por mis labios,

cansados de tanta mudez. 

¡Ven mi amor, ven!

no dejes pasar más, ni nos retemos,

esperaremos los dos abrazados,

y si en esta realidad no cumplimos nuestros sueños,

esperaremos pacientes como la noche espera al día,

que se cumplan nuestros anhelos. 

Ya sea en esta u otra, haremos que nuestra desdicha,

Se convierta en felicidad más absoluta, y eterna. 

Esperara mi piel firme, morena, tus caricias,

Y mi sed de ti, te sigue.

Mis ojos ciegos por tu ausencia,

no descansaran, no verán la luz,

hasta que por cansancio en tus brazos quede dormida. 

Será verdad que allí,

donde nuestras almas se hallen desnudas,

de lazos terrenales,

donde nuestros seres se convierta en pura esencia. 

Donde el tiempo, no sea,

donde las gentes no sean

podamos ser felices?. 

¿Será verdad? ¿Será?

 Ana Giner