img71/2453/parejasji3.jpg

Noté su suavidad,
imaginé su luz tenue,
y un dolor se alojó en mi corazón, pues
tuve miedo por un instante en perderla.
Pensé, que sin ella,las almas vagarían errantes.
Las calles desiertas,
los hogares ausentes de gentes,
¡que tristeza!.
Un estremecimiento recorrió mi cuerpo,
más no quiero pensar en las noches de soledad,
las sombras negras y todo frío y todo negro.
Busco en mí, su luz, su calor, donde se dibujan y
resplandecen figuras blancas, donde todo es armonía
y la felicidad reposa en calma.

A.G.

Anuncios