Deseo de tu cuerpo

 

 

Maravilloso despertar, tu cuerpo pegado al mío,

notando cada vez más latentes el deseo de nuestros sexo,

tus manos enredadas en mi pelo,

tus ojos reflejo de los míos, se buscan con mirada incandescente,

mi boca busca con desespero la tuya,

y nos adentramos a un abismo involuntario pero deseado sin retorno,

de madrugada todavía con tu olor en mi cuerpo a deseo……

te busco, más no puedo dejar de saciarme de ti,

la incredulidad de tu mirada

por no comprender mis desenfrenadas ganas por poseerte…….

más después la obligada despedida…..

no hay más tiempo hoy, pero si me deseas en algún momento,

volveré aunque sean por unos minutos unos instantes,

que más da el tiempo……

olvidándome de todo para entregarte mi desnuda alma y

ser yo misma entre tus brazos.

 

A.G