Solo tú y yo  

  

Acaricias mi cuerpo ardiente de mujer y me entrego al abismo de tu fuego,

besas mis labios con frenesí y dulzura y nos elevamos por encima de las estrellas,

mirándonos a los ojos con el vaivén de nuestros cuerpo al ritmo de jadeos,

susurros y palabras que se ahogan en nuestra garganta,

en nuestros cuerpos se vislumbra una sonrisa de esperanza…………..

Susurras que me amas,  y se estremece mi cuerpo al oír tus palabras,

compartiendo esta locura sin mesura y elevándonos a lo más

alto del universo, jadeantes, sudorosos y sin importar ni mucho ni poco lo externo.

susurros y palabras que se agolpan en nuestra garganta,

para hacer de esta experiencia lo más próximo si cabe

a acariciar el cielo.

 

 

Ana G.