Guerra en Oriente Próximo

Israel bombardea un campo de refugiados palestinos cerca de la ciudad libanesa de Sidón  

El gabinete de seguridad del primer ministro israelí se reúne para decidir si amplia la ofensiva terrestre al sur del país

AGENCIAS  –  Jerusalén / Beirut

ELPAIS.es  –  Internacional – 09-08-2006 – 10:07

Miembros de la Cruz Roja internacional ayudan a evacuar el pueblo libanés de Al Kiam, próximo a la frontera con Israel, donde el marte, se llevó a cabo un ataque aéreo israelí. (EFE)
ampliar

 

 

 

 

 

 

ISRAEL
Capital: Jerusalén
Gobierno: República
Población: 6.116.533 (2003)

 

ANIMACIÓN
Conflicto en Oriente Próximo

-FLASH-

LÍBANO
Capital: Beirut
Gobierno: República
Población: 3.727.703 (2003)

 

TEMA
Oriente Próximo

 

  Dificultades para la ayuda humanitaria

La aviación israelí ha bombardeado esta noche Ein Helue, el mayor campo de refugiados palestinos de Líbano, situado cerca de la ciudad de Sidón. El ataque ha provocado al menos un muerto y ocho heridos. Esta es la primera vez que Israel ataca el campo de refugiados, dependiente de la ONU, desde el inicio de los combates contra Hezbolá hace más de cuatro semanas. Además, un ataque en el valle de la Bekaa ha matado a un miembro de Hezbolá, a su mujer y a sus cinco hijos.

La ciudad de Sidón cuenta con 150.000 habitantes, a los que ahora se añaden otros 115.000 desplazados de la zona sur del país. A ellos se añaden los 75.000 refugiados palestinos del campo de Ein Helue, desplazados desde 1948 tras la primera guerra árabe israelí. Cerca de 350.000 palestinos viven en campos de refugiados diseminados por todo Líbano. El Ejército de Israel ha informado que el objetivo del ataque al campo de refugiados era un miembro de la milicia chií de Hezbolá.

En el sur de Líbano, un bombardeo israelí ha acabado con la vida de siete miembros de la misma familia en la localidad de Masgara, en el valle de la Bekaa. El ataque iba dirigido contra un miembro de Hezbolá, pero ha matado igualmente a su esposa y a sus cinco hijos, que se encontraban en casa. Según cifras libanesas, 14 personas han muerto durante la noche por los bombardeos israelíes en Líbano.

Extender la ofensiva

El primer ministro israelí se reúne hoy con su gabinete de seguridad para decidir si da luz verde a una ampliación de la ofensiva militar sobre Líbano. Sobre la mesa tiene una propuesta del alto mando militar que consiste en extender las operaciones terrestres hasta hacerse con el control del sur libanés hasta el río Litani, a unos 30 kilómetros de la frontera, para evitar el lanzamiento de misiles de Hezbolá sobre territorio israelí.

Olmert duda aún si acometer la ampliación de la ofensiva por temor a que el número de bajas se eleve hasta una cifra intolerable. De momento, con la muerte de cinco soldados ayer, la cifra de muertos israelíes en las cuatro semanas que dura la ofensiva ha llegado al centenar: 64 soldados y 36 civiles.

Por ello, Olmert ha pedido a los militares que le presenten planes alternativos al que está hoy a debate, que prevé otras dos semanas de operaciones para la conquista de todo el territorio libanés al sur del río Litani, situado a unos 30 kilómetros de la frontera, e incluso algunas zonas más allá. Actualmente, los soldados israelíes se manejan en una franja de unos siete kilómetros al norte de la frontera, aunque tiene que luchar duramente por cada metro con los milicianos de Hezbolá, bien pertrechados  y entrenados. No obstante, se espera que el gabinete de seguridad apruebe lo que Olmert decida. El jefe del Estado Mayor israelí, el general Dan Halutz, y el ministro de Defensa, Amir Peretz, se muestran claramente a favor del plan.

La ampliación de las operaciones choca con las negociaciones diplomáticas para lograr un alto el fuego. Naciones Unidas discute un plan para desplegar una fuerza de paz después del cese de las hostilidades, mientras que ayer el Gobierno libanés propuso enviar a 15.000 de sus soldados a la zona para hacerse con el control de la zona con la ayuda de los cascos azules de la misión de la ONU para Líbano. No obstante, tanto Israel como EE UU, su máximo valedor en la ONU, dudan de la capacidad de los soldados libaneses para mantener a raya a Hezbolá, cuyo desarme exige a toda costa.

Dificultades para la ayuda humanitaria

El fuego aéreo sobre el sur de Líbano ha forzado a la ONU a detener el envío de ayuda humanitaria al sur de Líbano. Israel decretó ayer un toque de queda entre su frontera y el río Litani, a unos 30 kilómetros, asegurando que cualquier vehículo en movimiento sería destruído. Aunque en esa advertencia quedaban excluídos los vehículos humanitarios, la ONU ha decidido suspender su actividad.