Sanaré

2 comentarios

                                  

 Sanaré

El tiempo pasa y cada día te hecho más en falta,

miro alrededor y no te veo, busco tu cara entre la multitud de la

gente y encuentro tan solo falsas mascaras,

Busco tus caricias en otras manos,

tu cuerpo en otros hombres,

y los besos que no me distes por tus miedos y  temores,

intentando dar todo ese amor que tu no quisiste.

Mi cuerpo desea verte y la razón me confunde y me engaña.

Divagando entre los recuerdos por los rincones de tus sabanas.

Yo no creo en cuentos de hadas

no creo en príncipes azules, ni siquiera creo en nada,

pero con toda la fuerza de mi ser intentare olvidarte,

centraré todo mi tiempo y lograré sanar las heridas

que al tu no querer que te ame  han hecho pedacitos mi corazón y

mi alma.

 

A.G.

 

Anuncios

Nadie

4 comentarios

Nadie…….

 

Nadie alcanza la meta con un solo intento,…ni perfecciona la vida
…con una sola rectificación,…ni alcanza altura con un solo vuelo.

Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces.

Nadie recoge cosechas sin probar muchos sabores, enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra.

Nadie mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones, ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad, ni llega al puerto sin remar muchas veces.

Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas, ni recoge rosas sin sentir sus espinas.

Nadie hace obras sin martillar sobre su edificio, ni cultiva amistad sin renunciar a si mismo.

Nadie llega a la otra orilla sin construir puentes para pasar.

Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad.

Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces que perseguía un imposible.

Nadie reconoce la oportunidad hasta que ésta pasa por su lado y la deja ir.

Nadie debe vivir sin cambiar, ver cosas nuevas, experimentar otras sensaciones, y tener la capacidad de corregir sus errores.

Nadie tiene el derecho de consumir el amor o la amistad de las personas si uno mismo no la produce.

Nadie puede intercambiar un apretón de manos con el puño cerrado.

Nadie, tiene derecho a destruir su vida sin antes aber intentado luchar.

Nadie tiene derecho a dejarse vencer, por amor ni tampoco por desamor.

Nadie absolutamente nadie tiene la última palabra.

A.G.

 

 

 

Personas luchando por lo mismo

Deja un comentario

Fantástico Articulo;

Me ha gustado mucho

Es un poco largo, pero vale la pena leerlo hasta el final.

 

 

Gano más que él 

Ellas son el motor económico de sus familias. Mujeres que acaban con la figura del varón proveedor y representan un cambio de papeles en las parejas españolas. ¿Están ellos dispuestos a cederles el paso?

QUINO PETIT

EL PAIS SEMANAL – 27-08-2006

       

 

 

En sólo uno de cada cinco hogares españoles es una mujer la que aporta más ingresos

"Hay mucho machista que se resiste a dejar de ser el protagonista" (Javier Lara, actor) Mantenido. A muchos varones españoles les recorre un escalofrío al escuchar esta palabra. En el bar. O en la cena de Navidad. Otros temen que alguien pueda pensar que lo son. Como los que se han negado a participar con sus parejas en este reportaje. Una historia sobre hombres, mujeres y dinero. A Enrique Mira, empleado de banca de 55 años, un familiar le atragantó el pavo hace unos años. “¿No te da vergüenza ganar menos que tu mujer?”. Ella, María Manzano, de 51, empezaba entonces a llevar más dinero a casa. La diferencia salarial entre ambos ronda hoy el 50%. Aquella noche navideña, Enrique salió al paso con sinceridad: “No tengo nada de que avergonzarme. Me gustaría que ella ganase todavía más”.

 

Empresaria y profesora de la Escuela Europea de Negocios, María es la que más recursos económicos aporta a este matrimonio de madrileños con dos hijos que vive al sur de la capital, junto a la M-30. En 1998 recibió una oferta difícil de rechazar y antes de decidirse convocó un consejo de familia, en el que anunció a su marido y a sus hijos que tendrían que olvidarse de encontrarla paseando por casa en bata durante las tardes laborables, de que les recogiera en el colegio o les acompañara a hacer la compra. La razón: su nuevo puesto directivo en una cadena de hoteles. La contrapartida: un salario que les subiría a un tren de vida para el que nunca consiguieron billete cuando Enrique era el que prácticamente mantenía a la familia. Después de aquella reunión, todos decidieron apoyarla y asumir el reparto de las tareas domésticas. Y la ascensión profesional y económica de María se tornó imparable.

 

Hoy es su propia jefa y pasa más tiempo en casa. Pero trabajando a tope. Su pequeño despacho se esconde al fondo del salón, donde asesora a empresas sobre la formación de plantillas. Una labor que María alterna con las clases que imparte en la Escuela Europea de Negocios y sus aportaciones a la Federación Española de Mujeres Directivas. Enrique sigue en el banco. “Yo he elegido la vida cómoda”. Y se siente satisfecho. Aunque a veces haya tenido que soportar el reproche de amigos o familiares por jugar el papel de consorte. “La gente exterioriza sus miedos a través de los demás”, justifica.

 

La figura del varón proveedor de recursos económicos a la vida de las parejas españolas empieza a matizarse. Pero lentamente. En un informe sobre Mujer y Trabajo elaborado por la Escuela de dirección de empresas ESADE, publicado en marzo de este año, sólo un 3% de mujeres declaró tener ingresos mucho mayores que sus cónyuges o parejas. Y un 46% de ellas confesó carecer de rentas. “Además, en la mayoría de hogares el sustentador principal sigue siendo un hombre”, recuerda Rosa María Peris Cervera, directora del Instituto de la Mujer. En sólo uno de cada cinco hogares españoles (el 22% del total) es una mujer la que aporta más ingresos, según la última Encuesta de Presupuestos Familiares elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Una proporción que se mantiene prácticamente desde 1998.

 

Para la secretaria de Estado de Políticas de Igualdad, Soledad Murillo, el papel que juegan las mujeres que llevan más dinero a casa adquiere relevancia por la “transgresión de género” que provocan. “Y son el contrapunto a las cifras que establecen en España una brecha del 30% entre el salario de las mujeres respecto al de los hombres”, apunta Murillo. Esta diferencia proporcional de sueldos determina que sólo una de cada cinco mujeres españolas gane más que el salario bruto medio anual de los varones (establecido por el INE en 22.169 euros). A la cumbre de la montaña de datos llega el eco insistente de una pregunta: ¿Cómo afecta a la vida en pareja que la mujer sea quien aporta más recursos económicos?

 

“En la medida en que hoy se identifica el dinero con el estatus, los hombres que ganan menos que las mujeres con las que comparten su vida pueden ver amenazada su posición social. La estructura del patriarcado se hace añicos cuando los menores ganan más que los mayores y las hembras más que los varones”, explica el sociólogo Mariano Fernández Enguita. Autor del Informe sobre negociación conyugal y estrategias de negociación en las parejas, Fernández Enguita piensa que las consecuencias del sistema patriarcal no operan en las parejas del mismo sexo. “Las uniones heterosexuales son las que manifiestan, con verdadera intensidad, las consecuencias derivadas de la transgresión de género que puede provocar la independencia económica de las mujeres”.

 

Cuando a Virginia Woolf le pidieron que disertara sobre la condición femenina y la literatura, escribió el librito A room of one’s own (Una habitación propia), donde resumió: “Para escribir novelas, una mujer debe tener dinero y un cuarto propio”. Inmaculada Montalbán, magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y experta del Observatorio Contra la Violencia de Género, no recuerda una síntesis más acertada que la formulada por la escritora británica sobre la importancia de la independencia económica para las mujeres. Inmaculada recuerda que una vez habló sobre libertades femeninas ante la concurrencia de la plaza de un pueblo. Al finalizar la charla, uno de los asistentes, de avanzada edad, se acercó para comentarle: “Lo del respeto a las mujeres está muy bien, pero mientras sea yo el que lleva el dinerito a casa… ¡la mía hace lo que yo le diga!”.

 

La magistrada rememora la anécdota en uno de los patios del edificio renacentista de la Real Chancillería de Granada, sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. El mismo lugar donde fue condenada a muerte la mártir liberal granadina Mariana Pineda, ajusticiada en 1831 e inmortalizada por Federico García Lorca en su obra de teatro Mariana Pineda. Romance popular en tres estampas (1925). A sus 46 años, Inmaculada tiene tres hijos y un marido: Antonio Espinosa, de 45, agente de la Policía Local. Juntos forman un matrimonio en régimen de separación de bienes, que funciona a efectos prácticos “como una caja única”.

 

Los dos se conocieron en Torrevieja (Alicante), donde se encargaban de vigilar el cumplimiento de la ley. Antonio, patrullando las calles de su pueblo; Inmaculada, en los tribunales que la mantenían alejada de su Granada natal. Se casaron en 1989 y al año siguiente nació Inma, su primera hija. A Inmaculada le ofrecieron poco después hacerse cargo de un juzgado de instrucción penal en la ciudad de la Alhambra y la familia se trasladó allí con una sola pregunta en el equipaje: “¿Quién de los dos se va a encargar de cuidar a la niña?”. Antonio tomó la iniciativa y pidió una excedencia para el cuidado de hijos menores de tres años. “Dimos prioridad a su carrera judicial”, recuerda el padre, quien prorrogó su excedencia hasta 1997 para seguir cuidando de los dos hermanos que siguieron a la pequeña Inma.

 

Cuando Ségolène Royal empezó a perfilarse en el Partido Socialista francés –cuyo primer secretario es el padre de sus cuatro hijos, Françoise Hollande– como posible próxima candidata a las elecciones de 2007 a la Presidencia de la República, el elefante socialista Laurent Fabius pronunció una desafortunada frase sobre su vida familiar: “Si gana, ¿quién cuidará de los niños?”. Muchos amigos de Antonio le preguntaron algo parecido cuando él pidió la excedencia en la policía: “¿Te vas a quedar tú con los niños y dejar que ella se vaya a trabajar?”. Él llevaba a sus hijos al pediatra mientras Inmaculada redactaba sentencias penales. Y así se convirtió en un hombre de su casa. Pero durante su prolongada excedencia también tuvo tiempo de licenciarse en Derecho, “contagiado por Inmaculada”. Gracias a este esfuerzo, desde que retomó su profesión, Antonio compagina su papel de agente con tareas de asesoramiento jurídico a la Policía Local de Motril (Granada).

 

El papel que desempeñó su marido durante aquellos siete años sin trabajar convirtió a Inmaculada en la cabeza de su familia. “Ella paga hoy de impuestos lo que yo gano al año”, calcula Antonio en voz alta mientras repasa en el salón de la casa familiar de Granada sus declaraciones de la renta del año pasado.

 

Y a pesar de arrastrar muchas horas de toga sobre los hombros, Inmaculada asegura no haberse perdido nada de sus hijos. Ellos cuentan que, desde que Antonio volvió al trabajo, su madre es la que les prepara el desayuno y los lleva al colegio. Después, Inmaculada pasa el día en la Real Chancillería granadina, donde para un momento al mediodía para comerse un bocadillo. “Así puedo volver antes a casa”, comenta, “en la justicia no es fácil conciliar trabajo y familia: faltan suplentes para las ausencias por maternidad y a muchas mujeres les descoloca la vida el ascenso de juez a magistrado; es una tarea que exige muchas horas y a la que no se permite renunciar”.

 

Con la intención de promover la conciliación de la vida laboral y familiar y luchar contra la discriminación por razón de sexo, el Consejo de Ministros aprobó el pasado mes de junio el Proyecto de Ley de Igualdad entre Mujeres y Hombres. Tras las modificaciones presentadas por el Consejo de Estado, algunas medidas del proyecto no han contentado a los sindicatos ni a la mayor parte de asociaciones de mujeres, que consideran insuficiente la ampliación del permiso de paternidad de dos a ocho días. La secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, explica que “para que la sociedad llegue a ver normal que un ejecutivo, en vez de su mujer, deje su puesto para quedarse en casa cuidando a los niños, hay que empezar dando pequeños pasos. Esta ley no pretende entrometerse en el ámbito privado, sino luchar para que ese ámbito no afecte al trabajo”.

 

El cuidado de la familia es la razón por la que muchas mujeres trabajadoras optan por una jornada a tiempo parcial, ocupando sus horas libres en otras actividades no remuneradas. Carmen Bravo, secretaria del Área de la Mujer del sindicato Comisiones Obreras, recuerda que “estas mujeres acaban realizando una doble jornada; en la empresa y en casa”. La contratación a tiempo parcial es una posibilidad que todavía muchos hombres ni se plantean. La Encuesta de Población Activa del primer trimestre de este año reflejaba que, de los 2.413.900 contratados mediante esta fórmula en España, sólo 525.200 eran varones.

 

Cuando el lastre que pesa sobre las mujeres que asumen demasiadas obligaciones familiares empieza a asfixiarlas, muchas de ellas deciden abandonar el trabajo para poder atenderlas. El INE calcula que 380.000 mujeres, frente a sólo 14.500 varones, dan ese paso cada año en España. Pilar González de Frutos, vicepresidenta de la CEOE, admite la preocupación de la patronal por estas cifras: “Las empresas también deben convertirse en motor de cambio social y no dejar que se escape ese 50% de su talento. Pero para frenar a las mujeres que se plantean dejarlo todo para volver a casa también se requieren ayudas públicas. Las compañías pueden afrontar servicios de guardería, pero no establecer una red de servicios sociales para el cuidado de personas mayores o dependientes. Por eso es también importante que hombres y mujeres se comprometan por igual a conciliar vida laboral y familiar”.

 

Pero conciliar no siempre es posible. Ángeles Heras, directora general de Consumo y Atención al Ciudadano del Ministerio de Sanidad y Consumo, reconoce que las dificultades para compaginar el trabajo con la pareja o la familia se acrecientan al ostentar un puesto directivo. Ahora tiene 51 años, y desde que accedió al cargo, en 2004, Heras lleva más dinero a casa que su marido. Pero también pasa menos tiempo con él. Javier López Facal, de 62 años, es profesor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y nunca ha protestado por el horario absorbente de su esposa. “Yo también ocupé hace años puestos de responsabilidad en las instituciones públicas”, justifica. Pero Javier también reconoce que no es plato de buen gusto para nadie comer y cenar solo muchos días. “Siempre le recuerdo a Ángeles que, por importante que sea, el cargo que ocupa es voluntario y puede dejarlo cuando deje de compensarle”.

 

El teléfono de la directora de Consumo no cesa de recibir llamadas del ministerio. Poco antes del encuentro con este matrimonio estalló el escándalo de la estafa masiva por la que están acusadas las empresas Fórum Filatélico y Afinsa. Durante aquellos días, los más de 350.000 afectados reclamaron una respuesta del Gobierno. Algo sobre lo que Ángeles se niega a conceder declaraciones. “¡Hemos quedado para hablar de hombres y mujeres!”, sentencia. Y empieza a recordar su infancia en un pueblo de Córdoba, donde estudió bachiller sin que su padre lo supiera. “Él tenía otros planes para mí”, recuerda Ángeles, “quería que fuera peluquera para que no tuviera que marcharme del pueblo. ¡Menuda sorpresa se llevaría si viviera para enterarse de que hoy gano más que mi marido!”. Ángeles se casó con Javier en 1996 en régimen de bienes gananciales. “Todo los beneficios van al mismo saco, pero la que ha decidido que nos compremos una casa nueva ha sido ella”, reconoce el marido.

 

En el matrimonio formado por la marroquí Rajae Boumediane el Metni, de 41 años, y el español Tomás Calvo, de 42, también es ella la que toma las decisiones económicas importantes. La pareja ha adoptado recientemente a dos niños pequeños en Tánger y están casados en régimen de separación de bienes. Forman parte del 14% de matrimonios españoles en los que al menos uno de los miembros es extranjero. “Todo el dinero de la familia lo gestiono yo. Éste tiene un agujero en la mano”, comenta Rajae junto a la mesa del salón de su casa, repleta de pasteles árabes, frutos secos y pequeños vasos de cristal humeando el aroma del té a la menta.

 

Rajae paga íntegramente la hipoteca de este pisito en el madrileño barrio de El Pilar, en el que viven desde hace nueve años. A su pequeña cocina llegan muchos olores de la medina de Tánger: café con cardamomo, comino, jengibre, curry y pimienta negra. Rajae dejó en la ciudad marroquí que linda con el estrecho de Gibraltar a sus padres y a sus 13 hermanos en 1990, cuando vino a Madrid para doctorarse en Filología Hispánica gracias a una beca. Tras compaginar sus estudios con la limpieza de chalés en el barrio de Salamanca, consiguió regularizar su situación legal en España y se casó con Tomás. Ella trabaja hoy como secretaria en la sede española de la Embajada de Kuwait. Y su marido trabaja como conserje dos semanas al mes en un centro social del pueblo cacereño de Hervás.

 

Tomás explica cómo logró desfigurar el rostro de su madre cuando le anunció que pensaba casarse con Rajae. “Hoy, como gana más que yo, ella es su nuera favorita”, comenta entre risas. Él destina la mitad de los 1.100 euros mensuales de su salario al pago de la hipoteca de su casa en Hervás. El resto se esfuma entre sus gastos personales. Los cerca de 1.600 euros que Rajae reúne a final de mes entre la embajada kuwaití y diversos trabajos de traducción sirven para solventar el resto de deudas matrimoniales. “Yo soy la cabeza de esta familia”, asume orgullosa la marroquí.

 

Muchos estudios y ensayos de referencia, como La dominación masculina, de Pierre Bourdieu, o La tercera mujer, de Gilles Lipovetsky (ambos traducidos al castellano en la editorial Anagrama), analizan la relación entre el dinero y la vida cotidiana de las parejas. En nuestro país, un equipo de investigadoras de la Universidad de Oviedo que navega entre la economía y la sociología lleva casi diez años observando los comportamientos de las parejas españolas con dos sueldos. Sandra Dema, miembro del equipo coordinado por la doctora Capitolina Díaz, explica que “la figura del varón proveedor que se resiste a ceder protagonismo a la mujer se explica por la distinta concepción que unos y otras tienen del dinero”. Dema argumenta que ellos todavía piensan más en los grandes gastos y ellas atienden a los más pequeños y cotidianos. Aquellos que son vitales para salir adelante. “La mayoría de ellos se preocupan más por el precio de la casa o la letra del coche, mientras que las mujeres establecen sus prioridades en lo que les cuesta el colegio de los hijos o el carro de la compra. Incluso en parejas en las que ella gana más que él”.

 

El equipo de la Universidad de Oviedo también destaca la dificultad de cambiar los papeles asignados tradicionalmente a mujeres y hombres. “Los hombres que llevan menos dinero a casa que sus parejas femeninas no suplen, por norma general, su menor aportación con una mayor implicación en el trabajo doméstico. Algo que sí hacen la mayoría de mujeres que ganan menos que sus cónyuges”, apunta Sandra Dema. A la doctora le preocupa que la incorporación de las mujeres al mercado laboral y su ascenso a puestos de responsabilidad no venga acompañada en muchos casos de un cambio de roles con sus maridos en el hogar. “Romper el techo de cristal que frena el progreso de las mujeres cuesta más en el ámbito privado que en el público. En el trabajo se puede legislar; en casa, no”.

 

En algunos casos, la vida en pareja se torna insoportable. Sandra Dema recuerda que muchas mujeres con un trabajo mejor o que llevan más dinero a casa que sus maridos acaban dejándolos cuando ellos reniegan de su éxito profesional. Como escribió Pierre Bourdieu en La dominación masculina: “La realidad de las relaciones estructurales de dominación sexual se deja vislumbrar a partir del momento en que se observa, por ejemplo, que las mujeres que han alcanzado puestos muy elevados (ejecutivas, directoras generales de ministerio, etcétera) tienen que pagar de algún modo ese éxito profesional con un éxito menor en el orden doméstico (divorcio, matrimonio tardío, soltería, dificultades o fracasos con los niños, etcétera)”. Para que los augurios del prestigioso intelectual francés no se cumplan, las investigadoras de la Universidad de Oviedo recomiendan que las parejas apliquen el cariño a la gestión de los recursos económicos. “Comprar un piso juntos puede llegar a significar un acto de amor”, concluye Sandra Dema.

 

Javier Lara y Leticia Rodríguez no llegan a reconocer que la hipoteca de un piso en Vicálvaro (Madrid) que están a punto de firmar sea un acto de amor. Pero admiten que consolidará su relación. “Nunca hemos pensado en casarnos, pero estuvimos, sin embargo, informándonos sobre la regulación de las parejas de hecho por si tenía algún tipo de ventaja a la hora de comprar una casa”, comenta Leticia. Ella es directora de empresas en un banco; él es actor. Tienen 28 y 27 años, respectivamente, y llevan cinco viviendo juntos. “Sin el apoyo económico de Leticia, yo nunca hubiera conseguido ser actor profesional”, confiesa Javier.

 

Su punto de encuentro fue Peñarroya Pueblonuevo (Córdoba), donde Javier vivía y Leticia pasaba los veranos. Pero la relación se materializó en Madrid, cuando él se trasladó a la capital para estudiar Arte Dramático. En 2001, Javier se fue a vivir con Leticia al barrio de la Elipa, donde ella pagaba casi la totalidad de un alquiler de 700 euros. Poco después, Leticia abrió una cuenta de ahorro para la vivienda cuyos fondos ella ha mantenido hasta hoy.

 

Cuando empezaron a convivir, Leticia realizaba tareas de gestión en una empresa de trabajo temporal, mientras su novio seguía estudiando para ser actor. “Yo ponía la pasta para el día a día que ganaba en los curros que Leticia me buscaba. Unos trabajos que compaginaba con la escuela: descargaba camiones, repartía cartas, vigilaba edificios… Un día estaba fregando las torres KIO y me pasó lo mismo que a la protagonista de Solas, cuando un ejecutivo le pisa el suelo todavía mojado. Entonces me dije: ¿Qué coño hago aquí si lo que quiero es ser actor?”, recuerda Javier.

 

A medida que aprobaba cursos en la Escuela de Arte Dramático, empezó a aparecer en pequeños papeles de series de televisión. Javier participa hoy en la obra Divinas palabras, producida por el Centro Dramático Nacional. Gracias a este trabajo, su salario empieza a acercarse al de su novia, quien proyecta hoy día su carrera profesional en el mundo de la banca.

 

Javier reconoce haber escuchado en varias ocasiones la palabra “mantenido”, pero nunca se ha dado por aludido. “Es que no es mi caso, yo nunca he parado de trabajar. Pero por buscar el sueño de mi vida he tenido que hacer otros oficios muy mal pagados. Todavía hay mucho machista suelto que se resiste a dejar de ser el protagonista absoluto de la comedia de la pareja. Y los hombres también tenemos que aprender a actuar en papeles secundarios”.

 

 

 

No más mujeres muertas

Deja un comentario

 

Y sigue el terrorismo hacia la mujer, hasta cuando Dios, pero no hay quien pare esto, por favor ya está bien de pagar todas las frustraciones con nosotras. Me consta que desde las Organizaciones pertinentes están haciendo todo lo posible y más, pero no es suficiente, ¡Qué no se dan cuenta de que hay que estudiar otras pautas a seguir las que hay no son viables, o no cumplen las expectativas deseadas!, ya que no surge el efecto deseado.

La cárcel no es un lugar donde se deba solucionar este problema y mucho menos se rehabilite a nadie.

Solo hay que comparar las muertes de las mujeres a manos de sus parejas y el caso de la mujer que ha secuestrado a su hija por ser el marido un traficante, y que el Fiscal pide 20 años de cárcel, creo yo que es desmesurado, ¿ No?. ¿Pero nos hemos vuelto todos locos en este País? ¡20 años de cárcel por salvar a tu propia hija de las garras de un traficante!, por mucho que sea el padre de la niña.

Pero por favor que alguien ponga un poco de cordura a los Jueces, es denigrante para todas las personas y mucho más para las mujeres, que encima de ser maltratadas, lo son por partida doble.

 

Puestos a que todo se soluciona con unos cuantos años de cárcel, para el hombre y para nosotras hagamos lo que hagamos son de 20 años en adelante,  aun así prefiero que seamos nosotras las que nos veamos dentro antes de vernos en el cementerio. No es la solución pero es cuando se tomarían otras medidas, y de carácter  “URGENTE”.  

Un beso desde mi corazón para todas vosotras.     

 

¡Que alguien pare esto por favor!

 

Ana Giner

 

 

 

Un hombre mata a tiros a su ex mujer y a su hija en Sevilla 

El presunto agresor intentó luego quitarse la vida

EFE    Osuna

ELPAIS.es    Sociedad – 27-08-2006 – 09:18

       TEMA

Violencia contra las mujeres

 

Un vecino de Osuna al que el juez había impuesto una orden de alejamiento, ha matado a tiros a su mujer y a su hija y luego ha intentado quitarse la vida, según han informado fuentes municipales y sanitarias de la localidad Sevillana.

 

 

El suceso ocurrió pasadas las nueve de la noche de ayer cuando el presunto parricida, según las mismas fuentes, un albañil de 58 años, con las siglas F.L.M, sobre el que pesaba una orden de alejamiento, se presentó en el domicilio de su esposa, de quien se había separado, y disparó cuatro veces contra ella y su hija. Ambas mujeres, su esposa, de 54 años, y su hija, de 33, murieron como consecuencia de las heridas producidas por los disparos.

 

 

El agresor, posteriormente, abandonó la vivienda y se refugió en el domicilio donde residía, donde intentó quitarse la vida disparándose en la cabeza momentos antes de que penetraran en el domicilio los agentes de la Guardia Civil que intentaban detenerlo. El agresor fue trasladado al hospital comarcal de Osuna donde, dada la gravedad de sus heridas, se fue trasladado en estado grave a la UCI del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

 

Con estos dos fallecimientos son ya once las mujeres que han fallecido en lo que va de año en Andalucía, víctimas de la violencia de género. En España, 48 mujeres han muerto en lo que va de 2006.

 

 

Igualdad entre personas

Deja un comentario

 

Esta mañana me he encontrado en el periódico esta noticia, es interesante. Lean, lean.

Por Empar Pineda, María Sanahúja, Rosa Montero…

En los últimos años, se ha desarrollado una creciente actividad institucional y legislativa que ha tenido como objetivo abordar las desigualdades entre mujeres y hombres y las dificultades específicas de aquéllas para integrarse de forma plena e igualitaria en el tejido social.

 

——————————————————————————–

 

   Todas estas medidas han sido objeto de debate, no sólo el plano de las opiniones estrictamente políticas, sino también en el terreno del feminismo. Ha habido opiniones feministas ampliamente difundidas que han apoyado determinadas orientaciones y han criticado otras, de forma que el feminismo ha aparecido ante la opinión pública con una sola voz y con una única orientación, mientras que otras voces, como la nuestra, representativas igualmente del feminismo, apenas nos hemos podido o sabido hacer oír. Por eso hoy queremos llenar ese hueco y hacer llegar nuestra voz a la opinión pública.

 

Queremos destacar como positivo el interés por abordar problemas que especialmente atañen a las mujeres. Pero no podemos dejar de mencionar la preocupación que nos suscita el desarrollo de una excesiva tutela de las leyes sobre la vida de las mujeres, que puede redundar en una actitud proteccionista que vuelva a considerar a las mujeres como personas incapaces de ejercer su autonomía. Y nos parece también arriesgado que tome cuerpo la idea de que sólo con leyes se cambia la vida de las personas.

 

Las leyes propuestas por el Gobierno español que provocaron y provocan más opinión dentro del feminismo son la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género y la Ley de Reforma del Código civil en materia de Separación y Divorcio.

 

Durante la tramitación de ambas se suscitaron reacciones muy diferentes entre las organizaciones de mujeres. Las discrepancias son tan grandes que cabe hablar no sólo de posiciones diferentes sino de diferentes concepciones del feminismo y diferentes modos de defender los intereses de las mujeres dependiendo del marco teórico o filosófico desde el que se parta.

 

El enfoque feminista con el que discrepamos defiende determinados aspectos de la ley integral contra la violencia de género que consideramos discutibles y de los que nos sentimos absolutamente ajenas. Entre ellos la idea del ‘impulso masculino de dominio’ como único factor desencadenante de la violencia o como el aspecto determinante.

 

Muchas mujeres feministas pensamos que éste no es el único desencadenante y que habría que revisar otros muchos aspectos que siguen haciendo posible la pervivencia de la violencia contra las mujeres, tales como la estructura familiar, entendida como núcleo de privacidad escasamente permeable, que amortigua o genera todo tipo de tensiones; el papel de la educación religiosa y sus mensajes de matrimonio-sacramento; el concepto del amor, presente en la sociedad y en las chicas jóvenes, por el que todo se sacrifica; las escasas habilidades y la falta de educación sentimental que ayuden a resolver los conflictos; el alcoholismo y las toxicomanías. Todas estas complejas cuestiones, tan importantes para una verdadera prevención del maltrato, quedan difuminadas si se insiste, como se hace en el enfoque de la ley, en el factor “género” como única y exclusiva causa.

 

La polémica y las diferencias entre corrientes feministas han vuelto a manifestarse con la modificación del Código Civil en materia de separación y divorcio.

 

Algunas críticas no son tan razonables y parecen derivarse de una concepción del feminismo que nosotras no compartimos. La mayor oposición de este feminismo se ha manifestado ante la idea de la custodia compartida de los hijos e hijas menores de edad. Las críticas se han basado, principalmente, en dos aspectos.

 

No queremos en modo alguno negar que la situación de algunas mujeres tras un divorcio puede ser muy difícil, pero no está de más señalar que, con frecuencia, es la custodia exclusiva de hijos e hijas la que dificulta que la mujer pueda rehacer su vida o mantener su vida laboral, adquirir formación, encontrar trabajo, sin olvidar lo difícil que resulta enfrentarse en solitario a la responsabilidad de su cuidado y educación.

 

En este sentido, tener la posibilidad de compartir la custodia de los menores con el padre puede facilitar que las mujeres retomen las riendas de su vida, se formen, encuentren empleo, se relacionen con otras personas, disfruten de tiempo de ocio y no se dediquen en exclusiva a su papel de ‘madre’. Además, según todos los estudios, existe un mayor compromiso paterno a la hora de responder al pago de las pensiones cuando la custodia es compartida, y parece lógico pensar que un padre cuidador de sus hijos se comprometa en todos los aspectos que competen a éstos cuanto más cerca esté de ellos.

 

También se ha argumentado que las madres tienen una relación más estrecha con los hijos e hijas que los padres, pues son las que habitualmente se ocupan de ellos, e incluso se ha llegado a decir que, en realidad, los padres no los quieren, y solamente tratan de evitar pagar la pensión de alimentos. Parece una conclusión aventurada afirmar, partiendo de la mayor relación de las madres con los menores, que éstos han de estar siempre mejor con la madre que con el padre o que los padres quieren menos a sus hijos. También nos parece abusivo atribuir a los hombres, con carácter general, intenciones espurias al solicitar la custodia y pensar que a las mujeres sólo las mueve el amor filial.

 

No nos cabe duda de que en éste, como en otros casos, se puede intentar utilizar la ley en provecho propio, falseando la realidad y no contemplando todos los condicionantes, pero aquí, como en cualquier otra situación, será labor de lo profesionales del derecho defender las necesidades de las personas situadas en peores condiciones, en general las mujeres que, por haber cuidado de la familia, se encuentran sin medios propios de vida.

 

Estas opiniones vertidas desde el feminismo nos parecen carentes de matices y excesivamente simplificadoras, pues atribuyen la situación de las mujeres a un único factor: los deseos de dominación masculina y tienden a presentar a los hombres y a las mujeres como dos naturalezas blindadas y opuestas: las mujeres, víctimas; los hombres, dominadores.

 

Desde nuestro punto de vista, el objetivo del feminismo debe ser el de acabar con las conductas no igualitarias, con las conductas opresivas y discriminatorias; debe ser el de conseguir la igualdad entre los seres humanos, no aniquilar a quienes discriminan u oprimen. Nosotras no deseamos configurar un feminismo revanchista y vengativo, deseamos simplemente relaciones en igualdad, respetuosas, saludables, felices, en la medida en que ello sea posible, relaciones de calidad entre mujeres y hombres.

 

 

Opiniones 5

2 comentarios

Reflexiones

 

Opiniones 5

 

 

 

Bueno continuando con las reflexiones, que hace tiempo que las tengo un poco de lado, diré que  aparte del grupo que nos reunimos para intercambiar situaciones  de vez en cuando, me es de mucha ayuda  también hacer estas mis escapadas que hago últimamente las hago sola o con alguna amiga, y observar a las personas, aprender cosas que nunca están de más y valorar los valores de la gente, cada cual tiene sus más y sus menos y a cada una de las personas que conozco  los valores son más fuerte o menos  evidentemente.

Quiero decir con ello que observar o vivir alguna de las situaciones o de lo que me cuentan, de sus vivencias etc… es como un aprendizaje para mi, yo no intento arreglar al mundo, porque eso me es imposible, ¡ojalá! pudiera, pero no es así, pero si dar mi ayuda a quien me la pide y hacer lo posible por intentar estar.

Hace un par de días me dijo una persona, que tengo el don y la capacidad  de hacerse sentirse a la persona con la que esta conmigo como especial y única, bueno yo no pienso que sea un don ni una capacidad distinta, creo que va conmigo puesto que siempre me lo han hecho saber, y si es verdad en algo, solo pretendo estar, y estar de la forma más incondicional posible.

Cuando más me muevo con la gente más cuenta me doy de la infelicidad que hay entre todos, nadie está satisfecho con lo que tiene y nadie tiene lo que cree merecer, es agotador muy agotador intentar ayudar a una persona si esa persona no quiere ser ayudada, es más, estamos hastiados, sin ilusión, sin ganas, sin casi fuerzas, y yo me pregunto, ¿porque?, ¿es tan difícil vivir feliz con lo que se tiene, o con lo que se consigue?. La verdad sea dicha yo no soy nada conformista y mucho menos me quedo esperando nada, salgo y lo pruebo y lucho por conseguir lo que quiero, ósea que no entiendo a esas personas que se lamentan de lo que tienen y no hacen nada para solucionarlo, y luchar por lo que quieren, nada es  fácil en esta vida y nadie nos va a solucionar ninguna cuestión personal, eso creo que lo sabemos todos.

Algunas de las personas que he conocido me ha hecho ver que al final, la lógica de forma de vida de pareja que explique me ha dado la razón, en  reflexiones  (2), creo recordar explicaba que la convivencia tradicional , es muy difícil  y hay más formas de vivir en pareja que el compartir casa, gastos y demás no es solo lo que cuenta, hay más formas de vida en pareja sin agobiarse uno al otro y sin el precio que hay que pagar por sentirte única para ese hombre y viceversa.

Es un poco difícil de entender para las personas que están educadas de forma convencional, no obstante hay personas que lo tiene más o menos claro aunque no se atreven a dar ese paso, por miedo a lo desconocido de la forma de convivencia. Estamos educados de una manera para la procreación de nuestra especie y no hay cavidad para la de vivir por el simple placer de vivir, de sentir, de estar y eso da mucho miedo a las personas inseguras y ya de entrada rechazan esa opción.

Solo hay que pensar que no habiendo monotonía, ni obligaciones, ni celos, y lo más importante posesión, ya es una garantía de éxito a largo plazo.

Pero me he dado cuenta de que hay hombres que si quieren todo esos compromisos, obligaciones y problemas que conllevan está forma de unión convencional,  para luego lamentarse por el divorcio, los hijos y todo lo que conlleva una separación estructurada bajo el lema del amor. No aceptan esta forma de vida, más amplia y sin ataduras sigo repitiéndome por miedos e inseguridades.

Hay verdaderos desastres entre los jóvenes que deciden en un momento dado formar esa unión de casados, y al poco tiempo dicen que ya no se quieren, y seguro tendrán razón, es lo más normal que pueda suceder. Si se hubieran dado esa oportunidad de estar, solo de estar y de vivir sin nada más, tal vez se hubieran dado cuenta de que solo era sexo u otra cosa lo que les unía solamente, y si eso es lo que tenían en común la forma que digo yo de vivir es la más perfecta, no tenían porque implicar a padres de por medio, puesto que estas formas no las encajan y encima es un trastorno para ellos.

En fin que cada uno en su casa y Dios en la de todos es la mejor de las formas de vivir hoy en día que no sabemos lo que queremos ni como lo queremos, sé que habrán personas que estarán a favor de esta forma de vivir y otras creerán que solo es una utopía, sin más fundamento que el soñar que eso puede ser así, y otras dirán que es la mejor de las opciones que hoy en día es posible enfocar y tal vez las dos partes tengan razón, cada uno se forma de una manera para expresar lo que quiere y decide lo mejor en cada momento, ya sea erróneo o no, y desde luego es de lo más respetable también.

Hay que vvivir sin barrotes en las puertas, ni en las ventanas del corazón para una convivencia abierta y feliz y sin ataduras.

 Creo que seguiré expresando mis reflexiones a través de mis vivencias, pero eso será en otra ocasión.

Continuara seguro……..

 

  A.G.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gracias

7 comentarios

Gracias

 

 

 

Gracias amigo, porque siempre estuviste ahí,

por compartir tu tiempo conmigo,

por arroparme cuando tenía frío,

por darme  besos y abrazos cuanto más los necesitaba,

por secarme las lagrimas cuando lloraba por cualquier razón,

por ofrecerme tu vida si te la hubiera pedido,

por darme todo a cambio de nada.

Por ser mi amigo sin condiciones ni reproches,

por hacerme sentir la única en tu corazón y en tu alma,

por conseguir que creciera y me aceptara como soy.

Gracias

Muchas veces noto tu presencia amigo mío,

pero no tan intensa como hoy,

te fuiste sin hacer ruido, sin lamentos, discretamente, serenamente,

sin pedir explicaciones a la vida, con felicidad, y respeto, tal y como viviste,

la maldita enfermedad te la arrancó sin pedirte permiso,

y con ella, parte de mi corazón.

con la gratitud de la que poseías le ofreciste una sonrisa,

jamás te olvidaré, no me importa el tiempo que tardemos en vernos otra vez,

ni aunque pasen cien vidas, te reconoceré, me reconocerás.

Gracias amigo porque siempre estuviste ahí para mí,

Te quiero.

 

A.G.

Older Entries

Para Mí

Trabajo corporal, Alimentación, emociones, sensaciones y otros asuntos relacionados con las Mujeres y Terapia de Polaridad

vidasvioletas.wordpress.com/

La revolución será violeta o no será

D LOBOS

Por decir algo. Pensamiento lunático. Textura poética.

Desde el corazón

Poeta, Escritora

Viajar por Transilvania

Los mejores sitios qué ver y visitar en Transilvania, el corazón de Rumanía.

Gato Dibujado

"El paraíso jamás será paraíso a no ser que mis gatos estén ahí esperándome." Epitafio en un cementerio de animales

Lizzzbell Peñcar

Sitio cultural, artístico y aventura

DON LOGOS

El que con Logos anda... a imaginar se enseña

YOLANDA

"Te abrazo como noche al silencio...."

MartuBlog

Política, cosas de Martu y hasta tontunas...

♣ єρσ¢ค ∂σяค∂ค ♣

Un paso hacia atrás en el tiempo.

Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Mitad mujer y mitad sueño

'Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote'

lola y su mundo

"Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina." Gilbert Keith Chesterton

Pipirigayo's Blog

Este blog se ha creado para los contenidos de arte de Antonio Martínez Hinojosa - Pipirigayo, en el se encuentran mis aportaciones y las de otros artistas colaboradores

Lyo´S NightMares Before...

Meri Farnell Portfolio