El amor, ese amor que es solamente es de los dos, tuyo y mío,

que nos hace divagar  en las oscuras noches intranquilos,

nos quita la noción del tiempo, y nos enreda haciendo locuras como dos niños.

 

Ese amor que si no es cultivado desidia  en el olvido,

sé que perdimos la razón y nos dejamos llevar

por un momento de pasión e instinto,

 

Más luego, tu arrepentimiento y el mío,

que es locura o tristeza, lo que nos parte el alma en dos,

maldita locura de amor, cuanto deseo alberga mi corazón,

 

Saber que queda mucho por dar y ofrecer,

que si tú me dejas, yo volare de la amargura también

soy mujer de pocas lágrimas, lo sé, y de olvido fácil, también lo sé.

 

Notarás que perderte no quiero, y me dolerá, seguro,

que mis noches no serán las de siempre, sino sueño contigo,

y en las madrugadas frías cuando ya no te tenga,

acariciare el más bello de los recuerdos, nuestros recuerdos, esos que sí son tuyos y míos,  

Y casi seguro divagaré sin rumbo buscando los pedazos de mi corazón

que es lo único que no es tuyo, sino mío.

 

 

Ana